El término “Capital Social” es una forma de darle valor a la administración de las relaciones como una gestión profesional. El capital social sería entonces la acumulación de recursos conseguidos a través de las relaciones, especialmente a través de redes o grupos de profesionales dentro de los cuales se tiene un compromiso mutuo.

 

El término se asocia con la palabra capital, puesto que las relaciones a través de la historia, han sido un eje fundamental en las carreras profesionales de las personas, sin embargo, ha sido imposible otorgarle un valor económicamente medido a este recurso como tal. Digamos que a las relaciones se las puede medir, pero no se las puede cuantificar en términos económicos.  Es, digamos, un patrimonio intangible, perceptible, pero incuantificable en términos económicos exactos.

 

Las relaciones, o Capital Social, como lo llaman los norteamericanos, son un compuesto de recursos, veamos algunos de ellos: Ideas, Conocimiento, Experiencia, Información, Oportunidades, Contactos, Referencias, entre otras cosas. Recursos que sin duda son valiosos, pero a los cuales es imposible darle valores económicos precisos y objetivos. Todo esto, porque el valor de un recurso es susceptible a la percepción de quien lo mide. Por ejemplo: La idea de un negocio, puede ser para mi mucho más valiosa de lo que lo es para usted. O, el valor que le dé a una referencia, para mí, puede ser mucho mayor al valor que le de usted. Etc.

 

Las relaciones son medidas además de acuerdo a otros factores como: Confianza, Confidencia, Intimidad, Amistad, Buenas acciones, Buena Voluntad, etc. Igual que el Capital Financiero, el Capital Social es acumulado por personas y compañías para desarrollar mejor su crecimiento profesional o empresarial y para el desarrollo y creación de riqueza con sus negocios.

 

El Capital Social puede llegar a ser en muchos aspectos o momentos mucho más valioso que el Capital Financiero, ya que con solo recursos se podría producir millones en Capital Financiero.

 

El Capital Social, para poderse llamar como tal, debe ser construido profesionalmente, con un diseño estructurado, y no por casualidad. Se lo llama Capital Social, cuando, a pesar de no poder medirlo en términos económicos, se lo puede medir en términos de recursos.

 

Keith Ferrazzi, experto en Networking, lo define de la siguiente forma: Todo lo que usted quiera alcanzar en la vida, va a ser con y a través de otras personas….”. Y luego sigue: Los Mentores, Los profesores, Los miembros del equipo de trabajo de su empresa, sus compañeros de Estudios, sus amigos, todos han sido de alguna forma parte importante en la construcción de sus sueños. Todos han colaborado de una forma directa o indirecta a que usted llegue hasta el lugar en dónde se encuentra en este momento”.

 

Hace muchos años, las relaciones se construían en su mayoría entre vecinos, o gente que vivía muy cerca. Con el mundo globalizado de hoy, las relaciones son mundiales. Están a kilómetros de distancia. Y eso demanda de usted un plan estructurado y disciplinado para administrar y construir relaciones con las personas que serán parte de sus sueños.

 

Recuerde que la mejor forma de construir relaciones es investigando cómo puede ayudar y dar más que recibir de su par. Cuando usted construye relaciones con el resto de personas, invierte conocimientos y habilidades al esfuerzo. Y se convierte además en un experto en los temas que comparte sobre su profesión. No solamente dar para recibir, da para destacar.

 

Si usted tiene tanta experiencia y conocimientos y nos los comparte, nadie sabrá que usted es interesante. Es importante dejar de lado los temores de que si comparte conocimientos la gente le copiará, o esta “regalando” sus estudios. A la gente que copia se la puede encontrar en muchos lugares, no solo en grupos de Networking, y la estadística indica que dentro es mucho más difícil que pase porque todos están comprometidos con la amistad sana y constructiva. Si usted da información no está regalando nada vital. Usted en realidad sabe tanto, que dar una parte solo dejará a la persona muy interesada en seguir compartiendo con usted. Además, alguien que ha recibido algo valioso por parte suya estará automáticamente comprometido con usted. Sabrá que usted hizo algo valioso por el/ella, y en consecuencia, en algún momento buscará hacer algo por usted. No lo espere, y no se lo pida, si no llega, lo recibirá en otras formas.

 

Be Share!